De cuando el maestro le echó “való”.



El día que asustó de valiente en una finca contigua a la de los Pablo Romero.

Pedro Escacena, de corto, toreando en La Campana, Sevilla.